Excelencia de Procesos

Process ExcellenceMejorando procesos para reducir la ineficiencia y el desperdicio.

La mejora continua exige que los procesos operativos se tengan bajo supervisión constante para garantizar su completa eficiencia. En ambientes productivos complejos, los distintos procesos involucran cientos de variables que tienen el potencial de perturbar la eficiencia de la operación si existen errores de cálculo o de manejo. Por eso Myrtle se enfoca en ayudar a sus clientes a alcanzar la Excelencia de Procesos, y podemos hacerlo gracias a nuestra variedad de metodologías diseñadas para abordar sus desafíos operativos específicos.

Prácticas de producción Lean

 

Encontrar la eficiencia al reducir desperdicios.

La promesa central de la producción Lean es simple: a partir de un análisis consciente y riguroso, eliminar cualquier actividad que no agregue valor desde la perspectiva del cliente. Es un enfoque sistemático para la erradicación del desperdicio (MUDA) causado por tiempos de preparación extendidos, métodos de trabajo y de limpieza precarios, cargas de trabajo desbalanceadas, acumulación de material, altos índices de defectos, baja calidad, altos niveles de inventario, alta variación de procesos, etc. A través de la producción Lean, el resultado final es una mejor eficiencia, efectividad y rentabilidad. Myrtle sabe que, sin importar qué tan simple sea un proceso, siempre puede ser mejorado. Nuestro equipo trabaja para asegurar que todos los recursos sean posicionados y utilizados óptimamente. Esto se logra evaluando el estado de madurez Lean de la organización y luego empleando herramientas y técnicas de producción Lean para eliminar desperdicios, organizar sistemas y establecer nuevos estándares. Myrtle hace un trabajo exhaustivo maximizando eficiencia, eliminando pasos innecesarios e implementando cambios sostenibles que permitan generar grandes ahorros.

Prácticas de Six Sigma

 

Datos que mejoran el desempeño operativo.

Six Sigma es un modelo de procesos de producción disciplinado, sistemático y estadístico, cuyo objetivo principal es lograr que el 99.99966% de las oportunidades se presenten sin defectos. Este modelo fue desarrollado por Motorola en los años ‘80 y ha sido adoptado por importantes corporaciones en el mundo, entre ellas General Electric, Honeywell y Allied Steel. La metodología Six Sigma logra reconocer y explotar las capacidades de la compañía a partir de un análisis estadístico controlado, cuantificable y verificable. Este sistema de mejora sigue una secuencia definida de pasos que alcanza resultados estables y predecibles con una reducción tangible en la variación de procesos. Myrtle entrenará a un grupo selecto de miembros de su organización en el proceso Definir, Medir, Analizar, Mejorar, Controlar (DMAIC). Siguiendo el intenso entrenamiento de nuestro equipo, los procesos y/o productos de su compañía alcanzarán los niveles Six Sigma.

Teoría de Restricciones

 

Una cadena sólo puede ser tan fuerte como lo sea su eslabón más débil.

Un cuello de botella o restricción puede limitar el producto final de todo un sistema. Pero, paradójicamente, esta restricción también puede ser la palanca para lograr una mejora. La teoría de restricciones es el proceso de identificar esas limitaciones, desarrollar soluciones para ellas que sean prácticas y efectivas, y reestructurar la organización que las rodea. Myrtle posee una metodología registrada llamada OEE/Choke Point que prioriza los puntos críticos que limitan la efectividad total de los equipos (OEE), a la vez que se enfoca en los otros activos para establecer un sistema que pueda trabajar en conjunto como un un gran todo integrado. Esta metodología emplea herramientas que miden y controlan restricciones y proveen soluciones amplias para aquellas empresas que requieren una transformación de punta a punta.